Cómo cuidar de un gato lactante

91 697 15 71
Cómo cuidar de un gato lactante

Ya sabes que, además de funcionar como peluquería canina en Fuenlabrada, queremos hacer todo lo que esté en nuestra mano para ayudarte a cuidar a tus mascotas. En este post nos vamos a ocupar de algo especialmente delicado: el cuidado de los gatos lactantes. No es raro que nos encontremos unas camada abandonada o incluso sólo un gato. En ambos casos, si queremos hacernos cargo porque tenemos tiempo y voluntad, debemos tener muchas cosas en cuenta. Todo se asienta en tres pilares: la alimentación, el calor y la excreción.


La primera opción es buscar una madre gata sustituta. Si le rechaza o no tenemos a ninguna que en ese momento esté amamantando a sus cachorros, habrá que tomar otras vías. En la Clínica Veterinaria Parque de los Estados te recordamos que en estos casos la opción es una: el biberón. Hay que tener en cuenta que los gatitos abandonados son extremadamente vulnerables antes del destete. La razón principal es que no reciben la leche de su madre. En estos casos deberemos suplirla por una de sustitución que les aporte todos los nutrientes y anticuerpos necesarios.  


Decíamos antes que el calor es básico a la hora de cuidar de los gatos en sus primeras semanas de vida. Estos han de estar en un espacio cerrado y abrigado. Puede servir una caja de cartón bien mullida y aislada del frío y la humedad. Para mantener la temperatura, una idea genial es colocar un guante de látex con agua tibia al lado de los gatitos. No te preocupes, siendo tan pequeños no lo pincharán. Da igual que sea invierno o verano, iremos cambiando el guante cada dos horas más o menos. La razón de aplicar calor adicional es que las crías de gato no tienen apenas grasa subcutánea y por lo tanto no pueden retener el calor. En cuanto a la alimentación, han de comer cada tres horas si aún tienen los ojos cerrados. Si aún no les cabe la tetina en la boca, echaremos mano de una jeringa de plástico e iremos gota a gota. En nuestra peluquería canina en Fuenlabrada te indicaremos la dosis exacta que darles. Por último, el tema de la excreción. Después de cada toma, tendremos que ayudarles a expulsar la orina y las heces. La manera es estimularles con ayuda de un trapo húmedo en los genitales. 

haz clic para copiar mailmail copiado